lunes, 7 de marzo de 2011

Dirigir o Liderar

Por muy manido que parezca este tema, por muy repetitivo que sea y muy frecuente su aparición en los medios, sobre todo de unos meses a esta parte, a mí me sigue pareciendo fascinante analizar la diferencia entre estos conceptos.
No voy a ir de experto, en absoluto, ni a pontificar sobre el tema. Simplemente me gustaría traer al blog una reflexión a modo de distinciones. Ya sabéis que una de las herramientas más poderosas del coaching ontológico es el uso de las distinciones del lenguaje, para ayudar al coachee a entender mejor las creencias limitantes que están frenando su desarrollo.
En este sentido, hay una distinción que a mí me resulta especialmente útil cuando pienso en las diferencias entre dirigir o liderar. Me refiero a "Autoritas vs Potestas". Esta frase latina era muy utilizada por Francisco Valverde, una persona a la que considero mi mentor en la consultoría y a la que debo mi entrada en el mundo del coaching. Francisco la utilizaba a menudo para refererirse a aquellos directivos que tiraban del "ordeno y mando" para que sus colaboradores llevaran a cabo las tareas que ellos decidían, pero sin que ellos, en sí mismos, fueran fuente de inspiración ni ejemplo para nada. Los directivos que abusaban de ténicas intimidatorias frente a los subordinados, trato desagradable, etc. Estas personas estaban imbuidos de la "potestas", el poder inherente a una posición en la jerarquía de la organización. Eran personas que obtenían la obediencia de los subordinados exclusivamente porque ejercían el poder y sin ese poder no eran nada. Cuando abandonaban el pueesto (y nadie, absolutamente nadie, es capaz de mantenerse indefinidamente en el poder en una organización si no tiene además otras virtudes), cuando dejaban el puesto o los quitaban de enmedio, no encontraban ni un mínimo apoyo que los sustentara, porque no habían creado equipo ni nada que fuera perdurable. Además, como demuestran múltiples estudios, los resultados que se obtienen de esta manera suelen ser bastante mediocres, porque nadie da lo mejor de si mismo cuando actúa bajo presión o miedo.
Por el contrario, la "autoritas" es el atributo de aquellos que dirigen dando ejemplo, de los que se ganan el apoyo de sus equipos porque tienen algo que aportar y suponen un ejemplo a seguir. Estas personas, a veces son líderes sin tener siquiera un cargo ejecutivo en la organización, son líderes sin ser jefes. Son líderes porque los demás les reconocen la autoridad or su conocimiento o su experiencia y saber hacer.
A mi modo de ver, y por supuesto, eso es únicamente un juicio personal, el verdadero liderazgo está más directamente relacionado con la autoritas que con la potestas. Las tendencias de autores como Blanchard o libros como "La paradoja" van en ese sentido. Pero sin acudir a autores foráneos, lo que he vivido en primera persona me hace estar firmemente de acuerdo con esa distinción: liderar vs dirigir, autoritas vs potestas, vencer vs convencer...

Un abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario